El Cartelismo Cinematográfico Español. Un Estado de la Cuestión. Parte II

25 jul

Cartel de Varietés de Juan Antonio Bardem (1971) realizado por Francisco Fernández-Zarza Pérez, alias JANO

En las últimas décadas ha habido aportaciones a este tema muy valiosas que han intentado dar el reconocimiento merecido a estos artistas del cartel. La primera de ellas se remonta a 1984 gracias a una exposición monográfica dedicada a Josep Renau. Fue una retrospectiva organizada por la Fundación Caja de Pensiones de Valencia y con la colaboración de la Fundació Josep Renau y de la Fundació Municipal de Cinema de Valéncia/5ª Mostra de Cinema Mediterrani. Este evento era un homenaje al artista valenciano al cumplirse el segundo aniversario de su desaparición, en el que se exponían un centenar de carteles cinematográficos realizados por Renau para productoras y distribuidoras mexicanas durante su exilio en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. De este modo, se convertía en la primera muestra representativa de cartelística cinematográfica organizada en nuestro país -aunque fueran carteles realizados en su mayoría para el cine mexicano-.

En el catálogo editado para esta muestra, se pueden apreciar en color este centenar de carteles creados por el artista valenciano. También cabe destacar la principal aportación literaria al catálogo: un artículo de José Vicente Selma -profesor en el Departamento de Estética de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Valencia- titulado Renau: ironía y experimentación. En él, el autor viene a explicar cuáles son los principales rasgos que caracterizan la obra legada por Renau: variedad instrumental, dominio técnico y sobre todo, su apasionada inquietud personal y pedagógica. Esta temprana destreza técnica y su actitud crítica le acercaron al mundo de la publicidad y el diseño. Además, Renau ya había demostrado su interés, como comenta José Vicente Selma, por el mundo del cine al colaborar durante dos años en la revista “Nuestro Cinema(1) y lo cual le llevó posteriormente a realizar carteles cinematográficos para la productora CIFESA.

En este artículo José Vicente Selma, en nuestra opinión, nos demuestra ante todo el pionerismo de Josep Renau lo cual le convierte en una figura indispensable en el desarrollo de las vanguardias artísticas en España. Como dice el autor, a Renau le impactan los fotomontajes de Max Ernst y Heartfield, se siente atraído por el cubismo, los carteles de publicidad alemanes, la sensualidad del fauvismo francés, y sobre todo, el diseño de los carteles revolucionarios rusos. Por último, José Vicente Selma hace mención a dos hechos que creemos relevantes comentar. Primero aparece en sus notas a pie de página un Ciclo de conferencias impartido bajo la organización del Departamento de Estética de la Facultad de Filosofía de Valencia, titulado Mirar y Ver, en el cual participó el propio Renau antes de morir. Segundo, al mencionar un texto de Ricardo Blasco, nombra una exposición realizada en la Sala Parpalló de Valencia en octubre y noviembre de 1980, llamada Rumbo al Cairo. Cartells de Cinema 1920-1980, de la cual ha sido imposible localizar algún catálogo. Sin embargo, se ha podido averiguar que la muestra repasaba sesenta años de cartelismo cinematográfico con obras de Renau, Raga, Canet y Monleón, entre otros.

Otra aportación significativa a la historia del cartel cinematográfico español data de 1986 cuando el Ayuntamiento de A Coruña organizó una exposición en enero en el Palacio de Exposiciones Kiosko Alfonso titulada Cine impreso: cartelistas españoles de cine (1955-1985). En el catálogo de dicha exposición podemos encontrar -además de diversas láminas sobre los distintos carteles que podemos apreciar en la muestra- artículos de relevancia entre los que cabe destacar el de Julio Pérez Perucha: Escaparates del espectáculo o indicadores del sentido. En él, el autor (cofundador de la Asociación Española de Historiadores de Cine, AEHC) habla de la especificidad del cartel de cine dentro del cartel publicitario y dentro del género gráfico, además de que el cartel adelanta información sobre las características del film. También presenta los elementos por los que viene determinado un cartel cinematográfico: el género del film, los rostros de los actores/actrices (el llamado star-system), los momentos emblemáticos de la narración, etc. Los aspectos plásticos también son mencionados para hablar de tipologías y de estilos. Entre los principales recursos señala la reproducción fotográfica, el fotomontaje, el dibujo, el collage,… tanto de una o varias escenas clave de la película, o el rostro o rostros de los actores en diferentes actitudes, figuras humanas en acción, etc. Las vanguardias artísticas son enumeradas como claro ejemplo de su influencia en la estética plástica de los carteles.

Finalmente, la mayor aportación del artículo de Pérez Perucha son sus anotaciones sobre el cartel español en las que hace un recorrido histórico desde los republicanos años treinta pasando por la posguerra fascista hasta la llegada de la democracia. Entre las líneas de Pérez Perucha podemos llegar a contar más de cuarenta artistas, entre los que él mismo destaca a una docena como Enrique Herreros, Josep Renau, Pedraza Blanco, Josep Soligó, MCP (Martí, Clavé, Picó), Mac (Macario Gómez), Jano, Peris y Aragó, Albericio, Iván Zulueta y Cruz Novillo.

En el año 1987 se publicó una obra gráfica titulada Treinta años de diseño gráfico en el cine español, a cargo de Joaquín Luqui, Ignacio de los Hoyos, Antonio López Baños y Mikel Barsa. En sus primeras páginas, Barsa comenta que “la motivación de dicha obra surge con el propósito de cubrir y documentar un aspecto olvidado por la crítica especializada y no demasiado observado por el público en general” (2) Es decir, el cartel cinematográfico español. A pesar de que sus autores no sean especialistas en el tema que tratamos -ya que sus trabajos giran en torno a la crítica musical, al menos el de dos ellos- esta obra es un claro ejemplo de la falta de publicaciones académicas existentes en el mercado que traten el género del cartel español de cine. Aún así es una obra interesante por estar profusamente ilustrada, y por catalogar diferentes carteles españoles desde la década de los cincuenta hasta mediados de los ochenta, por géneros cinematográficos con comentarios y fichas técnicas en las que aparecen los nombres de los creadores de cada cartel.

En noviembre de 1989 se celebraba el XIX Festival de Cine de Alcalá de Henares para el cual Iván Zulueta diseñó un cartel de gran impacto visual. Debemos agradecer a su Comisión Organizadora que quisiera aportar luz sobre la faceta de cartelista de cine -desconocida por muchos- de este cineasta mediante la exposición Pausas de Papel. Los carteles de cine de Iván Zulueta (1968-1989). Dicha exposición, que recogía casi todos los carteles realizados por el artista (con bocetos y estudios previos incluidos) recopilados y catalogados por el Festival, también fue presentada en Valencia gracias a la colaboración de la Filmoteca de la Generalitat Valenciana. Con motivo de esta exposición monográfica, Ediciones de la Filmoteca lanzó en 1990 una publicación coordinada por los comisarios Áurea Ortiz y Pedro Medina. Dicha publicación ha sido de gran utilidad para entender la creatividad desbordante y transgresora de este artista vasco. Podemos encontrar textos de la entonces Directora General de Patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana, Evangelina Rodriguez; del cineasta valenciano Ricardo Muñoz Suay, fundador y primer director de la Filmoteca valenciana; de la Comisión Organizadora del Festival de Cine de Alcalá de Henares; de la ya citada comisaria de la exposición; y por último, un artículo bastante extenso de Pilar Pedraza, el más interesante a nuestro juicio dentro de esta publicación.

Pilar Pedraza, profesora de Historia del Cine y de Cine de Vanguardias en la Universidad de Valencia, hace una síntesis de la significativa obra del versátil Zulueta. A lo largo del texto, analiza varios de los carteles de cine más representativos que Zulueta fue creando durante más de veinte años desde el cartel para Los viajes escolares (Jaime Chávarri, 1974) hasta La octava mujer de Barba Azul (Ernst Lubistch, 1988) pasando por los carteles para las películas de Almodóvar y Buñuel. Entre las palabras de Pedraza cabría destacar las siguientes: “Los carteles de Zulueta constituyen una de las series más interesantes de la publicidad cinematográfica española y han anunciado lo más importante y nuevo de nuestra cinematografía a lo largo de los años setenta y ochenta. El hecho de que además de cartelista sea él mismo un hombre del mundo de cine es una circunstancia excepcional que ha posibilitado lo más interesante que se aprecia en sus obras: la unión de una impecable maestría técnica para el cartel con la comprensión profunda del hecho cinematográfico, así como la utilización de los recursos expresivos del propio cine en el terreno del cartel”. (3)

Al año siguiente de esta exposición en Valencia, se publica en la revista Imágenes de Actualidad un artículo sobre El Cartelismo Cinemetográfico, en el cual la primera frase es muy reveladora: “La historia del cartelismo cinematográfico español está todavía por escribir y todavía por hacer un catálogo de los miles y miles de carteles que, a lo largo de los años, se han hecho en nuestro país” (4). El autor es Ruiz de Villalobos, periodista cultural y estudioso del cine. El texto intenta hacer un esbozo de esos años en los que la industria cinematográfica ya estaba consolidada en España, los cuarenta y los cincuenta, “muy posiblemente, la época dorada del cartelismo cinematográfico”(5). El autor dice que pretende hacer un simple acercamiento a este mundo complejo a través de unos artistas que durante años trabajaron casi en el anonimato haciendo carteles, programas de mano y fachadas de cine. Estos artistas que incluye entre sus palabras son Macario Gómez (Mac), Fernando Albericio y Josep Soligó. También menciona al artista Jano, del que dice es el autor que más número de carteles ha hecho, y al estudio de diseño barcelonés MCP formado por Martí, Clavé y Picó. En el artículo también se recogen las propias palabras de Mac y Albericio en diferentes entrevistas que les fueron realizadas y que nos muestran cómo conseguían salir adelante ambos artistas en tiempos de la censura. Finalmente, Ruiz de Villalobos opina que los carteles y los programas de mano son testimonio de un apartado muy importante del aparato cinematográfico español, lo cual los convierte en verdaderas piezas de museo y joyas de coleccionistas.

Habría que esperar al año 1992 para que el tema tratado, el cartel cinematográfico, comenzase a interesar al mundo académico. La mayor aportación realizada hasta la fecha sigue siendo la de Roberto Sánchez López con su tesis doctoral  El cartel de cine: el cartel de cine como medio publicitario y modo de expresión artística (El cartel de cine en España) realizada en la Facultad de Filosofía y Letras (Depto. de Historia del Arte) de la Universidad de Zaragoza y dirigida por Agustín Sánchez Vidal, catedrático de Historia del Cine. Este trabajo es la continuación de la tesis de licenciatura del mismo autor, titulada El cartel cinematográfico en Zaragoza de 1986. Esta obra es sin duda, una valiosísima aportación por su trabajo de recopilación y catalogación de carteles de cine español para después elaborar la mejor aproximación posible a la historia del cartel cinematográfico en España. Es la que más autores consigue reunir a pesar de las dificultades que podría entrañar la tarea. Para ello, Roberto Sánchez López ha consultado los fondos de la Filmoteca Española (Madrid), la Filmoteca de la Generalitat (Barcelona), el Archivo Cinematográfico Delmiro de Caralt (Barcelona) y la Filmoteca de Zaragoza. Dicha tesis de 1992 fue editada por Prensas Universitarias de Zaragoza bajo el título El cartel de cine. Arte y publicidad en 1997 con prólogo de Agustín Sánchez Vidal. Esta obra publicada está dividida en tres capítulos principales.

Cartel de La jauría humana de Arthur Penn (1966) realizado por Macario Gómez, alias MAC

El primero trata de las tipologías de publicidad cinematográfica existentes, clasificaciones que usa la Filmoteca Española para su archivo gráfico: carteles, tarjetas postales, programas de mano, press-books, carteles y fotos fijas y otros materiales como cajas de cerillas y cigarrillos, pegatinas, diapositivas, relojes, chapas, etc. El segundo capítulo trata de las llamadas Metamorfosis publicitarias del cartel de cine debidas a una adecuación espacial, pero que son fieles al diseño del cartel original. Así pues, habla de murales y carteles de gran formato, del reflejo en la prensa -mediante fotografías, fotomontajes, plumas y otros diseño mixtos-, de carátulas de vídeo y de portadas de discos y CD’s. El tercer y último capítulo es, a nuestro entender, la contribución más importante de este trabajo al tema de estudio. Historia y análisis estético es un recorrido histórico que incluye análisis y valoraciones de tipo estético sin olvidar el lado comercial que el cartel comparte con el cine. Este recorrido empieza con el panorama internacional del cartel cinematográfico: desde los comienzos (finales del s. XIX y primeras décadas del XX) en países como Francia, Alemania, la URSS y los Estados Unidos y los casos de Italia, Inglaterra y Polonia, pasando por los prolíficos años sesenta incluyendo los casos especiales de Cuba, Checoslovaquia y países nórdicos como Noruega, llegando hasta la actualidad del libro (los años noventa). El último apartado de este capítulo, el que más valoramos por aportar luz a nuestro caso nacional: El cartel de cine en España, comienza desde la llegada del cine a España en 1896, cuando la cartelística española sólo destacaba por promocionar las corridas de toros -aunque en Cataluña comenzaban a brillar personalidades como Ramon Casas y Alexandre de Riquer dentro del cartel comercial-.

Roberto Sánchez López comenta que es Pere Montanyá, pintor paisajista, el “primer cartelista de cine español documentado que firma sus carteles y reproduce con apreciable calidad las gestas históricas hispanas en Don Pedro I (1911), de la firma Marro y Baños, y La vida de Cristóbal Colón y el descubrimiento de América (1916) de Émile Bourgeois” (6). El autor va citando una serie de nombres que firmaron diversos trabajos anteriores a la II República: Carlos Ruano Llopis, L. Barreira, el prolífico J. Estrems, César Fernández Ardavín (que firmaba como Vinfer y era hijo del dueño de Litografías Fernández, además de hermano y padre de dos cineastas españoles), Gago y Palacios, León Astruc, Roberto Bladrich, Salvador Bartolozzi, el célebre Rafael de Penagos, entre otros. Antes de estallar la Guerra Civil española en 1936, Sánchez López explica que el mayor impulso reivindicativo del nuevo movimiento de vanguardia llamado Noucentismo, procedía de las regiones catalanas y valencianas, los únicos lugares donde había una tradición litográfica popular fuerte. Por ello, se atreve a  decir que fue en Cataluña y Valencia donde se desarrolló una experiencia más original de la cartelística cinematográfica española. Los años treinta, según el autor, fueron años de renovado interés para la plástica: el surrealismo y otras vanguardias artísticas descubrieron en el cine un valioso método para investigar. El autor destaca algunos trabajos del joven dibujante Enrique Herreros. Pero desde luego a quienes le dedica páginas enteras es a las figuras del catalán Antoni Clavé y el valenciano Josep Renau.

Josep Renau es el cartelista del que más fuentes ha encontrado Roberto Sánchez López. Para hablar de su personalidad y de su destreza técnica se apropia de las palabras del citado anteriormente José Vicente Selma a propósito de la exposición Renau. Cartells de Cinema (Mèxic)  de 1984. Otras de sus fuentes son el libro recopilatorio de textos del propio Renau, Función social del cartel (7), y el de Carmen Grimau, El cartel republicano en la Guerra Civil (8). Los primeros años de la posguerra fueron difíciles por el rechazo mutuo entre el sistema totalitario de Franco y la Europa democrática, además de la paupérrima situación económica. En estos años, el diseño gráfico, dice el autor, atravesó un momento poco destacado, ya que los mejores creadores estaban en el exilio. Barcelona fue el núcleo principal del diseño español destacando personajes como Daniel Giralt-Miracle y Alexandre Cirici Pellicer. Sin embargo, el cartel cinematográfico español tuvo un gran desarrollo. Los motivos fueron: la industria cinematográfica estaba finalmente asentada y durante esos tristes años los únicos momentos de ocio para el pueblo eran ir al fútbol, a las corridas de toros, a los oficios religiosos y al cine. Las productoras extranjeras comenzaron a tener una fuerte competencia en las nacionales como CIFESA y Filmófono. Además comenzaba a surgir un star-system español puesto en funcionamiento por la citada CIFESA.

Sánchez López comenta que en los cincuenta se podía encontrar cierta renovación creativa en algunos creadores como Soligó, Jano y Mac y en la pervivencia de otros que se iniciaron en los treinta como José Peris y Aragó o Emilio Chapí Rodríguez. También cita los excelentes trabajos del estudio MCP y el buen hacer de Rafael Raga Montesinos (que más adelante firmará como Ramón), entre muchos otros. Durante los sesenta, comenta el autor que pocos artistas se dejaron tentar por las modas psicodélicas. Pero, cuando lo hicieron, fue con todas las consecuencias. El autor cita las firmas de Montalbán, Hermida, Escobar, Fernando Albericio, etc. Durante estos años fue cuando más brillaron los trabajos de Jano y Mac, a los que llamará la vieja escuela y a los que les dedica varias páginas del libro.

Las últimas páginas de este capítulo dedicado al cartel cinematográfico español, hablan de las últimas décadas -de los setenta a los noventa-. En palabras del autor, “Varios talleres de diseño gráfico buscaron y encontraron en los encargos para el cine un campo interesante de trabajo y experimentación en el que poder aplicar criterios novedosos” (9). Así destacan las firmas Zen, Onomatopeya, Clave 2, el Grupo Barro, Rolando&Memelsdorf, Grafistas2, Studio Gatti y Grupo 13; además de los diseñadores Cruz Novillo, Peret (Pere Torrent) y el también historiador del diseño, Enric Satué -cuya obra literaria: El diseño gráfico. Desde los orígenes hasta nuestros días,  le sirve al autor de fuente importante- (10). Especial relevancia tiene la figura de Iván Zulueta en las últimas páginas de esta publicación a quien también le dedica varias páginas. El autor lo califica “como el mejor cartelista del cine español actual” (11). Por último, cabe destacar que es interesante observar como el autor, al mismo tiempo que sigue criterios historicistas para explicar el recorrido del cartel cinematográfico español a la par de innumerables películas, va realizando breves análisis formales de los carteles más representativos del panorama nacional. En ello, radica también la importancia de esta aportación a la historia del cartel cinematográfico español.

En 1994 aparece la primera de las aportaciones de Francisco Baena Palma al tema del cartelismo cinematográfico. Su obra se titula Los programas de mano en España, y él es un importante coleccionista de Barcelona de objetos de publicidad cinematográfica. Los conocimientos de este personaje también han servido de fuente para la obra de Roberto Sánchez López. Baena Palma considera al programa de mano -o pasquín- el hermano pequeño del cartel cinematográfico, y por lo tanto, podemos considerarlo una importante fuente de documentación para una historia del cartelismo del cine español. Los programas de mano, según Baena Palma, son una colección imposible de acotar con más de 20.000 variables. En esta obra, el autor nos explica los pormenores a los que se deben enfrentar los coleccionistas cinematográficos en España. Dicha obra está divida por temas de coleccionismo desde reunir a las estrellas de panorama nacional, o las películas de las productoras y distribuidoras hasta las obras de cartelistas como Renau o Soligó.

                                                                                                  

(1) Revista de los tiempos de la II República Española y una de las principales fuerzas impulsoras del movimiento de cineclubs proletarios prosoviéticos, según el libro de Carlos y David Pérez Merinero: Del cinema como arma de clase: antología de Nuestro Cinema (1932-1935), Fernando Torres editor, 1975

(2) BARSA, M.; LUQUI, J.; DE LOS HOYOS, I.; LÓPEZ BAÑOS, A.: Treinta años de diseño gráfico en el cine español, Erisa, Madrid, 1987, p. 7

(3) PEDRAZA, Pilar: Los carteles de Zulueta, en Pausas de papel. Los carteles de cine de Iván Zulueta (1968-1989), catálogo de la exposición organizada por el Festival de Cine de Alcalá de Henares y la Filmoteca de la Generalitat Valenciana en 1989 y 1990, p. 9

(4) RUIZ DE VILLALOBOS, Miguel Fernando: El cartelismo cinematográfico, en la revista Imágenes de Actualidad, nº 93 (mayo de 1991), p. 94

(5) Ibíd, p. 98.

(6) SÁNCHEZ LÓPEZ, Roberto: El cartel de cine. Arte y publicidad, Prensas Universitarias, Zaragoza, 1997, p. 144

(7) RENAU, Josep; GAYA, Ramón: Función social del cartel, Fernando Torres Editor, Valencia, 1976

(8) GRIMAU, Carmen: El cartel republicano en la Guerra Civil, Cátedra, Madrid, 1979

(9) SÁNCHEZ LÓPEZ, R.: Ibíd  p. 167

(10) SATUÉ, Enric: El diseño gráfico. Desde los orígenes hasta nuestros días, Alianza Editorial, Madrid, 1988

(11) SÁNCHEZ LÓPEZ, R.: Ibíd  p. 178

 

Bibliografía consultada

BAENA PALMA, FranciscoEl cartel de cine en España: 1910-1965, Barcelona: FBP, 1996

BARSA, Mikel; LUQUI, Joaquín; DE LOS HOYOS, Ignacio; P. LÓPEZ BAÑOS, Antonio30 años de diseño gráfico en el cine español, Madrid: Erisa, 1987

LLOPIS, BienvenidoLa censura franquista en el cine de papel: un apasionante recorrido por los carteles, fotos, postales y programas de mano prohibidos en la España de Franco, Madrid: Cacitel, 2009

SÁNCHEZ LÓPEZ, RobertoEl cartel de cine: arte y publicidad, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 1997

 

Catálogos consultados

Carteles de cine de 1915-1930. Colección Fernández Ardavín, a cargo de Rafael R. Tranche, Filmoteca Nacional de España, 2005 (enero)

Carteles del cine español (fondos de la Filmoteca Española), Festival de Cine de Huesca (9 al 17 de junio de 1995), Diputación de Huesca, Ibercaja y Filmoteca Española, Huesca, 1995

Cine de Papel. El cartel de cine en España, Ayuntamiento de Zaragoza, Zaragoza, 1996 (25 de junio al 18 de agosto)

Cine impreso. Cartelistas españoles de cine (1955-1985), Ayuntamiento de La Coruña, 1986

Pausas de papel. Carteles de cine de Iván Zulueta: 1968-1989, Filmoteca de la Generalitat Valenciana, Valencia, 1990

Josep Renau.Cartelismo. Museo de la Universidad de Alicante (6 de Febrero al 10 de Abril de 2001), Gráficas Antar, Alicante, 2001

Renau. Cartells de cinema (Mèxic). Fundación Caixa de Pensions, Valencia, 1984 (septiembre)

 

Artículos consultados

AGRAMUNT LACRUZ, Francisco: Los carteles de CIFESA de José Peris Aragó: un mitólogo del cine español, en Revista Historia 16, año XXV, nº 307, 2001, pp. 94-108

BORDE, RaymondEl cartel cinematográfico, en Historia Universal del cine, Planeta, Barcelona, 1992, tomo 12, capítulo 53, pp. 1549-1560

MOLINO, Pedro: El Cartel Cine en la pared, en Academia nº 11, Madrid (julio de 1995)

PONGA, PaulaEl cartel de cine, en Fotogramas nº 1790 (octubre de 1992), pp. 110-115

SÁNCHEZ LÓPEZ, RobertoCine y publicidad. La invasión de los espacios urbanos. en Cuadernos Cinematográficos, revista del Departamento de Historia y Estética del Cine de la Universidad de Valladolid, nº 8 (1992), pp. 151-163

TOSANTOS, Carlos Mª: Fulgor y muerte del cartel cinematográfico, en Mensaje y medios, revista de comunicación de TVE, nº 19 (octubre de 1990), pp.59-63

TRANCHE, Rafael R.: El cartel de cine en el engranaje del Star-System en Archivos de la Filmoteca, publicación de la Filmoteca de la Generalitat Valenciana, nº 18 (octubre de 1994), pp. 135-143

VILLALOBOS, Ruiz deEl cartelismo cinematográfico, en Imágenes de Actualidad, nº 93 (mayo de 1991), pp. 94-98

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

3patas

Industrial design

Ricard Bru i Turull

Art historian

Los Objetos Duermen

Diseño Industrial en Aragón

lammailuminacion

Lámparas artesanas de diseño

Les Clíniques d'Es Baluard

Un proyecto del área de Educación y Formación de Es Baluard para fomentar la profesionalización del sector artístico desde la institución museística, posibilitando las herramientas de análisis, conocimiento y seguimiento de la practica artística profesional

BCNDesign

Barcelona and Design, at the very least.

estonoesunacuchara

Blog de objetos banales, craft, diseño y dadá

aXtemporal desiGn

Raíces e Historia del Diseño Industrial Actual

Teoría de la danza

Pas de deux: ballet y filosofía

goldenfarmers

cultura contemporánea

la màcula

Arte, diseño, fotografía, ilustración, literatura y cine

PRIMER PLA

Benvinguts al blog de cinema de Clàudia Mateus!

Blog de Gestió Museística

Com es fa funcionar un museu

En la retaguardia_______________________

Imagen, memoria e identidad en el Arte

SerraydelaRocha

product design zone

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: